Share Twitter
Share Facebook
Share Linkedin

Published on mujerhoy.com | 15/08/2021 | Direct Link

By: FLOR GRAGERA DE LEÓN


El hastío del teletrabajo y el deseo de desconectar hacen que para sentirse de vacaciones no hagan falta viajes o maletas: así son las escapadas exprés.

Las restricciones por la pandemia y la incertidumbre que ha marcado cualquier plan han acentuado la diferencia entre estar y sentirse de vacaciones. La ocasión puede presentarse a golpe de clic y casi sin necesidad de maleta. Así lo pensó la creadora de contenidos e influencer Loreto Gordo, que buscó un pequeño paréntesis en junio con su marido para estar solos y descansar un domingo cerca de su casa de Madrid. Reservaron por seis horas el hotel Hilton-Madrid Aeropuerto a través de la plataforma ByHours. Lo tienes todo: restaurante con buena comida, piscina donde disfrutar de un baño y habitación donde dormir a pierna suelta.

Estos padres de tres niños entre los tres meses y los cuatro años ya han repetido tres veces la experiencia. Y volverán a hacerlo. Laurent Kaminski trabaja en innovación y también es un padre muy ocupado con cuatro hijos. Solía ir con su mujer a hoteles de lujo una vez al año durante una semana. Ahora, esa posibilidad la encuentra en la ciudad en la que vive. Su plan para poder pasar tiempo juntos y a solas en París es la reserva de un hotel de 12 del mediodía a 11 de la noche a través de Dayuse, web especializada en la reserva de hoteles durante el día. El cambio de contexto y escenario es suficiente para desconectar. Ya sea con la estancia en aquel hotel de tu ciudad con el que soñabas, viendo un atardecer en esa terraza de vistas espectaculares (antes vetada por ser de propiedad privada) o pasando una tarde en una masía con los tuyos, vivir unas vacaciones por horas ya es una opción para muchos españoles.

En HolaPlace y Spathios puedes reservar espacios donde reunir a amigos y familia con intimidad y escapar de la rutina; desde una terraza para una barbacoa o una sala futurista hasta casas en un árbol o una cueva. Según un estudio realizado por la plataforma ByHours, la demanda de hoteles por horas ha crecido un 42% en el último año y un 67% de encuestados se alojaría en un establecimiento en su ciudad y así romper con la monotonía. Desde Dayuse, con presencia en más de 25 países y 500 ciudades, creen estar contribuyendo a esta transformación atrayendo a una clientela local y facilitando que el lujo sea asequible, con su oferta de hoteles de tres a cinco estrellas para vivirlos durante el día. La estancia puede resultar hasta un 70% más económica que la de por la noche y los hoteles también salen ganando.

Existe una mayor demanda de hoteles de cuatro o cinco estrellas por la fuerte tendencia al daycation (combinación de las palabras día y vacación en inglés). Ya no son viajeros, es la gente del vecindario, asegura Déborah Laskart, jefa de Comunicación de Dayuse. Paquetes gastronómicos, tratamientos en el spa, sumergirse en un jacuzzi o sudar en la sauna, el hotel como base de operaciones para hacer turismo en la propia ciudad, alquiler de piscinas a través de servicios como Swimmy: las vacaciones por horas pueden adoptar distintas formas y la tendencia es imparable. Leonor Costa, responsable de comunicación del grupo hotelero Pestana, relata cómo el spa o el rooftop bar del Pestana Plaza Mayor se han convertido en refugio para locales que pasan una media de ocho horas en el que califica como resort urbano en Madrid. La nueva norma tiende a ser lo hago porque hoy es hoy. Si antes la gente necesitaba un motivo para reunirse y celebrar, ahora ya no hace falta, cuenta Freddy Torres, cofundador de HolaPlace, idea que surgió al observar desde los Bunkers del Carmel en Barcelona la cantidad de terrazas sucias y vacías que poblaban la ciudad. Hemos descubierto que hay todo tipo de público, reflexiona Torres, que se inspiró en el modelo de Airbnb. Adrián Rodríguez Praga buscaba una terraza que tuviera unas vistas con personalidad, que mostrasen el característico skyline de la capital catalana, y descubrió una particular en esta plataforma. Entonces, los motivos para alquilar un espacio eran laborales, pero la experiencia resultó tan positiva que ahora lo hace para disfrutar del ocio.

El empresario Jorge Pérez alquila su local Showroom en Barcelona también a través de HolaPlace. En estos meses de verano, con la ciudad habitada por los que se quedaron trabajando o sin planes de viajar, los encuentros se producen sobre todo entre semana. Son como unas vacaciones. Tras todas las restricciones, la gente desconecta y está algo desentrenada, necesita verse de nuevo, señala. Tiene claro que es algo que ha llegado para quedarse porque favorece la intimidady se adapta a la nueva realidad. También para los anfitriones, que encuentran grandes alianzas con estas plataformas online. Las comisiones son razonables, y así comemos todos, no tenemos que invertir en posicionamiento o en marketing.